loading...

Nouvelles - News - Notícies - Noticias - Notizia

Cómo la salud conectada puede transformar la vida de los pacientes que sufren patologías crónicas

Posted on Sep 15,2017
salud conectada app

Imaginemos cómo la tecnología puede transformar la vida de Bea, una mujer joven con la presión arterial alta y por lo tanto propensa a riesgos cardiovasculares:

Cada día, Bea registra las cifras de su tensión arterial, su peso corporal, su actividad física y su frecuencia cardíaca en reposo. Si es necesario, puede guardar también su electrocardiograma. Todos estos datos se almacenan en la nube de forma segura y privada (cumpliendo con el reglamento de la Protección de datos europeo), los cuales se convierten en algoritmos de análisis predictivo (tipo “machine learning”).

Estos análisis son comunicados directamente al médico o la enfermera, que se beneficiarán de ayuda en el diagnóstico y podrán realizar la evaluación del estado de la salud de Bea en tiempo real, verificando la eficacia del tratamiento. Por su parte, el farmacéutico puede analizar las interacciones con la medicación y el cumplimiento del tratamiento.

electrocardiograma esalud salud conectada

Las citas con su médico, sus diálogos con su farmacéutico o enfermero, se han hecho más precisas, poniendo como eje central la evolución del estado de su presión arterial y cardiovascular. De hecho, gracias a los valiosos datos registrados y al análisis predictivo, los médicos, farmacéuticos, enfermeros … tienen una mejor visión general y pueden determinar el mejor tratamiento, estilo de vida y la dieta que mejor se adaptan a Bea. Los riesgos asociados con su tensión disminuyen y pasan a estar bajo control.

Todos estos datos están integrados y son accesibles en la historia clínica de la paciente. Ahora se facilita programar citas con los profesionales médicos o incluso se realiza como proceso automático, las prescripciones o recetas también puede ser automatizadas, así como la entrega a domicilio de los medicamentos. La observación y el cuidado se incrementa al mismo tiempo que se consigue un importante ahorro de tiempo y dinero.

Los datos compartidos de Bea, que permanecen anónimos, ayudan a desarrollar la investigación médica y las investigaciones epidemiológicas de la patología que sufre y que quiere ver derrotada.

¿Este relato pertenece a un futuro a medio o corto plazo?

¡No! Ya es una realidad; he aquí algunos ejemplos:

  • Desde el 1er trimestre de 2017 existe el monitoreo de los parámetros clave para el tratamiento de la hipertensión, de la presión arterial, el peso, la actividad física y de la frecuencia cardíaca en reposo. Estos datos son compartidos en tiempo real con el médico o farmacéutico que el paciente elija. Puede escogerlo a través de una nube segura que respeta las Reglamento general de protección de datos (UE) junto a una solución que sigue los estándares RGDD. Se trata de CARACAL.LIFE, una app que, a través de recompensas, anima al paciente monitorearse regularmente y así controlar su tensión.
  • ¿Enviar un electrocardiograma comunicado en tiempo real al cardiólogo o médico?
  • ¡Ya existe! Lo ofrece I-CARDIO en Barcelona, ​​con su dispositivo conectado que permite realizar un electrocardiograma de manera sencilla y autónoma, para compartirlo con médicos especialistas que harán un análisis inicial.
  • ¿Algoritmos predictivos del inteligencia artificial o machine learning?
  • ¡Ya está aquí! CARDIOLOGS, de origen francés, introdujo puntos de aprendizaje a sus algoritmos para la ayuda en el diagnóstico de accidentes cardiovasculares.

Todos estos servicios ya están desarrollados o casi a punto para su uso, restando únicamente la integración de los mismos.

Algunas startups trabajan sobre el tema, como InnovSanté y su propuesta de una tarjeta sanitaria universal, la cual digitaliza la cadena de cuidados y proporciona los datos de forma segura a todos los cuidadores de los pacientes.

Por lo tanto, los retos principales no son tecnológicos, sino los asociados con su uso, su adopción por parte de los pacientes, y especialmente por sus cuidadores o profesionales de la salud. De hecho, estas tecnologías están cambiando los hábitos y demandan un ajuste en la práctica médica. La integración de estas tecnologías en la práctica médica será fundamental para el futuro de la medicina.

Otro factor clave para la adopción de estas tecnologías es el coste: tiene que ser barato y evitar el efecto “gadget”, así como también sortear una rápida obsolescencia de los objetos conectados. En CARACAL estamos a favor de alquilar estos objetos, en lugar de comprarlos. El alquiler no es sólo más interesante económicamente y tecnológicamente, sino también en la actualización de los dispositivos y, por ende, para el paciente, farmacéuticos o médicos.

salud conectada tension

Queda otro factor por abordar: si hoy la CNIL en Francia y el próximo reglamento europeo de datos personales -RGDP- establecen las normas de confidencialidad e imponen la recolección sistemática del acuerdo para el uso de los datos de los pacientes, tenemos que reconocer que muchos sistemas de e-salud, servicios o “aplicaciones astutas” monetizan dichos datos y los comercializan a través de intermediarios que venden sus análisis a anunciantes u otros interesados de la industria de la salud.

Una pista prometedora para asegurar la absoluta confidencialidad es la tecnología “blockchain”. Gracias a esta tecnología, el paciente será el único propietario de una clave que permite la autentificación y la descodificación de sus datos. Entonces, el paciente podrá decidir sobre la utilización de sus datos confidenciales. El blockchain limitará las brechas de seguridad y el rastreo de los datos. Además, el blockchain permitirá la implementación de un expediente médico único del paciente, distribuido, interoperable y seguro.

Más allá de los múltiples beneficios de la salud conectada para el paciente, la agrupación de datos de pacientes en estudios epidemiológicos es una fuente de grandes esperanzas. La big data o la ciencia de los datos vive un período de aceleración a ritmo exponencial. Gracias a las nuevas técnicas desarrolladas por los gigantes de Silicon Valley para aprovechar los enormes volúmenes de datos que poseen hoy en día, estas técnicas – redes neuronales, aprendizaje profundo – nos permiten encontrar nuevas pistas en los tratamientos. De hecho, al analizar los datos de los pacientes – análisis de sangre, presión arterial y ECG, genoma, flora intestinal … – y mediante la detección de correlaciones previamente indetectables, se hace posible desarrollar modelos de anticipación para un mejor control de riesgos y mejorar la efectividad de tratamientos.

Más allá de los múltiples beneficios de la salud conectada

Si el futuro está lleno de promesas, el presente ya ofrece oportunidades reales de progreso, los actores de la salud pública tienen un papel fundamental que desempeñar. A través de sus convocatorias de proyectos, deben fomentar la aparición y adopción de estas nuevas prácticas.

El estilo de vida, el envejecimiento de la población o los factores ambientales son elementos que contribuyen al crecimiento de la población hipertensa. Esta población será de más de 15 millones de personas en los próximos años en Francia. Controlar el coste de esta patología será pronto un desafío de salud pública, sin mencionar las complicaciones asociadas con ella. La prevención y el control de la tensión se convertirán en objetivos “obligados”.

La salud conectada es, sin lugar a dudas, LA manera de lograr un enorme beneficio para el paciente, para el médico y para la economía de la salud.

Comments are Closed